Hubo una vez, el martes de noche, un país llamado Uruguay que no pudo, ni quiso dormir, porque su equipo de fútbol más querido y arraigado, Peñarol, acababa de clasificarse campeón mundial. Fuera de ese país, chiquito y callado, nadie más podía participar, ni comprender esa alegría enorme.
JoniJnm.es
JoniJnm.es